Otros temas — 30 Agosto 2013
Un vía crucis de 140 kilómetros pedir una solución al conflicto del Peñón

Justo Márquez durante el vía crucis | Efe

ErDesvan.com/GIBRALTAR / Peregrino “antipolítico”

Cerca de 140 kilómetros separan Málaga de Gibraltar, la distancia que Justo Márquez, un parado malagueño de 50 años, ha comenzado hoy a recorrer andando con una cruz de madera al hombro para pedir a Dios que intermedie en el conflicto entre España y Reino Unido.

Con una sábana blanca a modo de túnica, bermudas vaqueras y calzado deportivo, Márquez ha iniciado su particular vía crucis a un ritmo constante y ágil, como si no soportara los diez kilos de peso del madero, que mide tres metros de largo y dos de ancho.

En su atuendo no falta un chaleco reflectante, como es preceptivo, y una mochila con lo mínimo: una botella de agua, un jersey por si hace frío y tan sólo un bocadillo.

No necesita más porque “la gente se porta bien” y seguro que le proporciona alimento y bebida, ha manifestado a Efe Márquez, ya experimentado en estas rutas reivindicativas.

La primera vez que cargó con la cruz fue para condenar la violencia machista, a raíz del asesinato en 1997 de Ana Orantes, que fue rociada con gasolina y quemada viva por su marido, e iba “cargado de bocadillos”, pero no le hicieron falta.

El viaje hasta el Peñón tampoco es el trayecto más largo que ha emprendido, pues ha llegado a recorrer los 160 kilómetros que distan entre Almuñécar (Granada) y Jaén.

Sus experiencias anteriores le han servido para adaptar la cruz que porta, fabricada por él mismo, en cuya base ha colocado una rueda porque al caminar “se desgastaba”, y ahora además resulta más cómodo llevarla.

Aunque lleva tres años en paro, este distribuidor de productos de limpieza a comercios ha insistido en que su situación nada ha influido en el peregrinaje a Gibraltar puesto que tiene tierras dedicadas al olivar y al cultivo de hortalizas, y su mujer trabaja en un almacén de frutas.

Ni su esposa, que le ha llevado en coche desde Nerja, donde residen, hasta Málaga, ni los cuatro hijos de ambos, de entre 12 y 5 años, han cuestionado su decisión porque “saben -ha apuntado- que tengo un centro para ayudar“, en alusión al centro Ágape de ayuda al marginado en Motril (Granada), que preside.

Justo Márquez calcula que caminará entre 35 y 40 kilómetros al día, por lo que podría llegar el próximo domingo o lunes a la Verja, donde tiene previsto permanecer 24 horas en oración y ayuno para pedir a Dios que intermedie en el conflicto, y después le gustaría “pasear con la cruz” por Gibraltar.

El peregrino, que se define como “antipolítico” y cristiano, no pide apoyo para España ni para Reino Unido, simplemente desea poner fin al conflicto.

En el cartel que lleva colgado reza “No más hambre, no más guerra, paz en el mundo”, un mensaje acorde con la cruz, que “simboliza paz y amor”, ha afirmado Márquez, quien también desea que acabe la guerra en Siria.

Su forma poco convencional de reclamar soluciones a problemas sociales o conflictos entre países no pasa desapercibida y como estela deja sonrisas, muchas caras de asombro y comentarios de todo tipo. “Va por allí”, “Será alguno de los que han echado de su casa”. Pocos sabían el motivo de su acción.

Publicidad

CORONACION1

Related Articles

Share

About Author

(3) Readers Comments

  1. I am just commenting to make you know what a cool discovery my friend’s daughter obtained checking the blog. She realized so many issues, which include how it is like to have an amazing teaching nature to make other folks smoothly completely grasp specified advanced subject matter. You undoubtedly surpassed my desires. Thank you for churning out those invaluable, healthy, revealing and fun thoughts on your topic to Gloria.

    • A real pleasure from ErDesvan that the experience has been satisfactory. Happy new year. Thank you friend

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *