Otros temas — 09 Enero 2014
¿La nueva Susana Díaz?

La secretaria general de UGT-A, Carmen Castilla. Foto: Esther Lobato.

ErDesvan/opinión.

Carmen Castilla es desde este 9 de enero la encargada de renovar la imagen del sindicato UGT en Andalucía, machacado por el escándalo del desvío sistemático de subvenciones públicas mediante todo tipo de triquiñuelas y facturas falsas.

Se trata de la tercera mujer en liderar una federación regional de la UGT. No es la primera, por tanto.Tampoco Susana Díaz ha sido la primera mujer en presidir una comunidad autónoma. Pero, sin duda, en ambos casos, por encima de otras consideraciones, apostar por una mujer facilita y mucho la tarea de la organización de trasladar a la opinión pública la imagen de ruptura con la etapa anterior.

¿Es un acierto? Sin duda. Su fotografía (y no la de otro sindicalista barbudo, con perdón) se ha convertido en la herramienta más eficaz para promocionar el nuevo tiempo en el sindicato. “Empezar de cero”, ha dicho ella.

¿Es sólo una operación de imagen? Pues, por el momento, no hay más remedio que considerarlo sólo eso. Pues el sindicato ha eludido expresamente un proceso de debate real y ni siquiera le ha dado voz a sus bases, evitando expresamente la celebración de un congreso como le pedía la dirección confederal. El dedazo lastra la legitimidad de su liderazgo. Como igualmente ocurrió con Susana Díaz. Y la puesta en escena del comité director extraordinario que la ha elegido, a puerta cerrada, para evitar a los medios de comunicación como testigos incómodos, no ha podido ser más desafortunada, y es el mejor reflejo de la intención de la ejecutiva saliente de seguir controlando el proceso.

Por otro lado, puede ser que Castilla que no sea la persona que mejor conozca todos los rincones del sindicato; que no sea la que más servicios haya prestado a lo largo de su vida profesional a la organización. Pero, a estas alturas, lo que menos necesita UGT es un ‘perro viejo’ que llegue a la dirección con todos los trucos aprendidos a darle una pátina de transparencia a los vicios heredados.

¿Garantiza la elección de Carmen Castilla el proceso de renovación y limpieza que necesita el sindicato? De ninguna manera. Sólo por sus actos la conoceremos (igual que a la presidenta de la Junta). Por tanto, habrá que esperar. Como habría que esperar también si el elegido hubiese sido Manuel Ferrer, el interino que ha dirigido la corta transición desde la dimisión de Francisco Fernández y del que se presumía la continuidad hasta el golpe de efecto dado por la Federación de Servicios Públicos del sindicato. El hecho de ser mujer y de no llevar barba canosa de sindicalista no la convierte de forma automática en la líder solvente que necesita UGT-A para llevar a la organización a un tiempo nuevo.

¿Es Carmen Castilla la nueva Susana Díaz de UGT-A? Pues es evidente que cabe hacer muchos paralelismos. Salvo uno: A diferencia de la presidenta de al Junta, la nueva secretaria general del sindicato tiene un apabullante currículum académico y profesional: es funcionaria, enfermera de profesión, licenciada en Derecho, licenciada en Psicología, doctorada en Salud Mental, experta en gestión de servicios enfermeros y máster europeo universitario en Salud Pública y Gestión Sanitaria…

¿Garantiza este currículum la pureza de sus intenciones ni el éxito de su empeño ? Pues tampoco. Pero desde luego son méritos que otros no tienen.

 

Fuente: El mundo.es

Related Articles

Share

About Author

(0) Readers Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *