Otros temas — 21 Agosto 2013
Axarquía, una vendimia por la que no pasan los siglos

Recolecta de uvas en la Axarquía | Efe

ErDesvan.com/AGRICULTURA /  De las más artesanales

  • La Axarquía concentra el 65% de las 3.000 hectáreas del viñedo malagueño

Una de las vendimias más artesanales de Europa ha comenzado estos días en la comarca malagueña de la Axarquía, en cuyas escarpadas laderas maduran las uvas a la espera de su recolección, que ante la dificultad del terreno debe hacerse a mano y con el uso de mulos, como hace siglos.

La Axarquía concentra el 65% de las aproximadamente 3.000 hectáreas de viñedo de la provincia de Málaga y su vendimia es enormemente singular, lo que genera visitas de expertos y aficionados de todo el mundo.

Victoria Ordóñez, directora de la bodega Jorge Ordóñez, ha explicado que lo que hace especial la recolección de la uva en esta comarca es la pendiente del terreno, “la orografía, que es muy abrupta, con desniveles de entre el 40 y el 60 por ciento”, lo que obliga a que todo se haga a mano y con la única ayuda de los mulos.

Se trata de una tarea que no conoce la mecanización y de cuya dificultad bien puede hablar Juan Ríos, que a sus 55 años lleva casi toda su vida ligado a los viñedos.

“Con 7 años ya ayudaba a transportar la uva y cuando dejé el colegio, con 14 años, comencé a labrar las viñas”, ha indicado este viticultor, que estos días sube y baja incansable con su mulo las empinadas lomas sobre las que se asienta la materia prima de los vinos de Málaga, entre los municipios de El Borge, Almáchar y Cútar.

Ríos ha asegurado que la vendimia en esta zona siempre se ha hecho de la misma manera, sin poder recurrir a tractores, y con el apoyo de animales para cargar las uvas en pequeñas cajas.

“Sin la bestia la labor sería casi imposible”, ha indicado el viticultor, que, no obstante, ha precisado que hay puntos del viñedo axárquico en los que la pendiente da lugar a que todo el trabajo tenga que efectuarse completamente “a brazos”.

Pese a la dureza del trabajo, la crisis económica está empujando a muchas familias nuevamente al campo y varios de estos viñedos están siendo recuperados por sus propietarios, lo que justifica que durante este año se hayan encargado entre 50.000 y 60.000 esquejes para replantar vides.

Las viñas de la Axarquía son las que se encuentran más al sur del continente europeo y crecen en suelos pizarrosos y a una altitud de entre 400 y 900 metros, en unas condiciones muy extremas, lo que da lugar a producciones medias de entre 1.000 y 2.000 kilos por hectárea y a una gran concentración de azúcares.

La bodega Jorge Ordóñez apostó en 2004 por estos viñedos, algunos de ellos centenarios, con la intención de recuperar el prestigio de los caldos malagueños, y para ello, retomó los sistemas más naturales y tradicionales de elaboración de vino dulce, que se empleaban hace siglos, y puso el acento en una cuidada vendimia.

Su directora ha manifestado que el proceso se organiza siempre según el grado de maduración de la uva de las diferentes parcelas, que varía dependiendo de la altitud o la orientación al norte o al sur.

Cada día se llevan muestras de las uvas hasta la bodega, ubicada en Vélez-Málaga, donde son analizadas por un enólogo, que confecciona el calendario de recolección por parcelas, nunca con más de cinco días de antelación.

Ordóñez ha declarado que la bodega se encontró en principio con el escollo de que los viticultores destinaban su uva, de la variedad moscatel de Alejandría, a la producción de pasas y no querían entregarla para la elaboración de vinos porque decían que “esa uva no era para pisarla”.

“Se hace pasa con la mejor uva y nosotros queríamos ese producto de gran calidad para nuestros vinos”, ha añadido la directora, que ha agregado que la bodega comenzó su implantación con la cosecha de cuatro viticultores de la Axarquía y ya agrupa a cincuenta.

La bodega Jorge Ordóñez destaca por sus moscateles naturalmente dulces que han merecido algunos de los galardones internacionales más valiosos, como es el caso de Nº 2 Victoria, presente en el banquete de la última edición de los Premios Nobel.

Con la uva de la Axarquía, esta firma, que destina el 85% de su producción a la exportación a más de treinta países de cuatro continentes, también elabora Botani, el primer moscatel seco de Málaga, que ha tenido una gran acogida entre la crítica que lo ha señalado como “uno de los mejores blancos perfumados del mundo”.

Related Articles

Share

About Author

(0) Readers Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *